viernes, 13 de abril de 2012

Empieza el Espectáculo







Apagad la musica, relajaos, tomad conciencia de vuestro cuerpo.
Ahora proceded a poner vuestra mano derecha (o izquierda, como deseeis) encima de la parte izquierda del pecho. Mas cerca del esternón que del costado.

Supuestamente tenéis que sentir el latir del corazón.

Pues bien, es allí donde un monstruo, en las noches mas cerradas y solitarias, me ataca. Es un ser cruel, malvado, que se alimenta de una de las cosas mas bonitas que tenemos, los recuerdos.

Algunas veces el corazón late con tanto vigor que por si solo sabe defenderse, como el mas valiente de los caballeros.

Otras veces su fuerza no es tan grande, entonces te necesita a ti para desalojar tu alma de recuerdos, matándole así de hambre. Hay armas eficaces, a veces pensamientos alegres bastan, otras la musica sirev, o un buen libro consigue hacer que ganes la batalla.

Pero hay veces que la pequeña bomba de sangre está demasiado maltratada y rota como para sobrevivir a ese devastador ataque. Es entonces cuando unos pinchazos provinientes del pecho empiezan a angustiarte, extendiendose por todo el cuerpo, haciéndote sentir el ser mas vacío del mundo, hasta llegar a tu cuello, donde, si tus últimas defensas fallan, sigue trepando hasta los ojos, haciendo inutil cualquier intento para no llorar.

Es entonces cuando la destrucción causada por ese monstruo, la Melancolía, es mas brutal.



Por Lluneta









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada